Ayudas para la acción y promoción cultural

Hoy han sido publicadas las nuevas Ayudas para la acción y promoción cultural 2016 para entidades sin ánimo de lucro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte gestionadas por la Dirección General de Políticas e Industrias Culturales y del Libro (DGPICL). Muy pronto imagino que saldrán las de innovación, que son las mismas pero dirigidas a asociaciones con ánimo de lucro. A partir de mañana y hasta el próximo 18 de febrero un gran número de gestores culturales en España se pondrán a preparar o rediseñar proyectos que pueden ser un buen complemento a sus proyectos globales o una buena “oportunidad de negocio”. Solo unos pocos, los mejores, conseguirán la ayuda… y el resto nunca sabremos por qué un mismo promotor (velado en distintas figuras jurídicas) ha conseguido ocho veces más financiación que otros proyectos; o qué tienen los proyectos ganadores, esa nueva plataforma digital, esa nueva app, ese nuevo encuentro de profesionales, que no tienen los proyectos perdedores que se presentaban con esa nueva plataforma digital, esa nueva app o ese nuevo encuentro de profesionales que no ha conseguido la ayuda. Quizá solo sea que los proyectos ganadores han sabido leer entre las líneas las no poco ambiciosas finalidades de esta línea de ayudas al ámbito del sector “cultural y creativo” que, desde mi punto de vista no hace más que añadir confusión y exigir demasiado al precario sector cultural y creativo español:

Las ayudas para la acción y la promoción cultural tienen por objeto el fomento y la producción de actividades que contribuyan a generar contenidos culturales y a la modernización y profesionalización del sector cultural español, cumpliendo alguna de las siguientes finalidades: a)  Ofrecer productos y servicios culturales, fomentando el uso de las nuevas tecnologías en la creación de contenidos culturales y en su difusión. b) Incrementar la capacidad para generar empleo potenciando la formación, profesionalización, integración y creación de redes dentro del sector cultural. c)  Estimular la participación del sector privado en la financiación de proyectos culturales y fomentar el mecenazgo cultural. d) Fomentar la internacionalización de la cultura española y su inclusión en redes europeas de oferta cultural, favorecer los vínculos entre las Comunidades Autónomas y potenciar España como destino turístico cultural.

Leyendo las finalidades de esta línea de ayudas siempre he tenido la sensación de que la DGPICL estuviera utilizando esta enumeración de finalidades que han de tener los proyectos culturales y creativos que va a subvencionar para defender su propios objetivos de política cultural: generar empleo, estimular el mecenazgo, potenciar el turismo cultural, la internacionalización, etc. Y esto me confunde y no me deja mucho margen para desarrollar en libertad un proyecto que “contribuya a generar contenidos culturales y a la modernización y profesionalización del sector”.

Como gestora cultural he presentado a lo largo de estos últimos años proyectos que han conseguido financiación y proyectos que no la han conseguido. Puedo decir que, además, conozco bastante bien este texto jurídico porque me he dedicado en alguna ocasión al análisis de su discurso, concretamente, al análisis del concepto de diversidad cultural en estas ayudas. Así lo hice, timorata e inexperta, en la comunicación que hice en el Seminario Internacional organizado por la Universidad Carlos III “El sector audiovisual en la era digital”. Que ya no mencionen la diversidad cultural en estas ayudas (el texto de las ayudas del año pasado ya no mencionaba la diversidad cultural) no sé si me tranquiliza (para no usarlo bien, que no lo usen) o me preocupa (el concepto de diversidad cultural, en la dimensión conceptual que introdujo la Convención para la protección y promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales de la Unesco de 2005, está estrechamente vinculado al concepto de industrias culturales).

Sea como sea, un año más el texto de las ayudas ha vuelto a decepcionarme. Quizá espero más de la Secretaría de Estado de Cultura; quizá espero la excelencia en la redacción de otros textos jurídicos dedicados a la cultura emitidos por el Ministerio que no encuentro en estas ayudas. Pero no solo me decepcionan estas ayudas conceptualmente; también lo hacen administrativamente. ¿Por qué no hay expertos profesionales del sector de las industrias culturales en la comisión de valoración, me pregunto, como sí ocurre en las ayudas del INAEM o del ICAA, atendiendo al derecho a la participación en la vida cultural del ciudadano?  El único un experto que hay en la comisión de valoración (como vocal) es un experto en Gestión Pública de Promoción de Industrias Culturales.

Sea como sea, imagino que este año volveré a probar suerte y ya he empezado a desarrollar un proyecto susceptible de recibir esta ayudas.

2 comentarios en “Ayudas para la acción y promoción cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s