El fomento al espíritu emprendedor y la cultura (2ª parte)

Hablaba en mi último post de la dificultad que tienen las empresas culturales de encontrar nuevos modelos de negocio. Sin embargo, y como decía, el contexto actual (a pesar de la crisis económica que vivimos) y algunas características intrínsecas de las empresas culturales que están naciendo en el siglo XXI, ofrece a estas algunas importantes oportunidades que nos hacen pensar en la posibilidad de un futuro esperanzador.

En primer lugar, los emprendedores culturales cuentan con una fortaleza de gran utilidad para el espíritu emprendedor: los nuevos gestores culturales poseen una elevada formación que les permite hacer una gestión de las empresas más eficientes y estar preparados para la exportanción, condición sine qua non en el mundo globalizado para la rentabilidad de los proyectos culturales. Del mismo modo la vocación de los gestores culturales -con una alta entrega a los proyectos en los que forman parte y su capacidad demostrada de trabajar en situaciones de alta precariedad laboral-, y su creatividad, son factores clave que pueden determinar el éxito de los proyectos: ¿o acaso no son las ideas nuevas la semilla de los proyectos emprendedores?

Esta elevada formación de los gestores culturales no impide que efectivamente emprender proyectos, con o sin ánimo de lucro, en un sistema social altamente complejo supongan un alto riesgo que debe ser compensado con programas de formación continua, demandados, por otra parte, por la propia naturaleza de la sociedad de la información.

Por todo ello algunas acciones llevadas a cabo por la Dirección General de Industrias Culturales del Ministerio de Cultura (ahora de Educación, Cultura y Deportes) como las ayudas para incrementar la oferta legal de contenidos digitales son bienvenidas por favorecer el desarrollo tecnológico y digital de organizaciones culturales, como primer paso para la competitividad de estas organizaciones en la sociedad de la información, o por atender a la formación de los actores de las industrias culturales (Programa de Creación y Consolidación de Industrias Culturales y Creativas).

Sea como sea, y atendiendo al “mal de los costes” (con nuestras reservas) de la cultura del que hablaba en el post anterior, cabe preguntarnos: ¿acaso la revolución digital no ofrece un potencial a los agentes culturales de beneficiarse del desarrollo tecnológico y de las nuevas oportunidades y modelos de negocio que ofrece la red, si es que no lo está haciendo ya[1], muy especialmente en el sector de los contenidos digitales?

Y decimos “con nuestras reservas” puesto que la era digital está permitiendo que una estructura artesanal de la producción cultural tenga más fácil acceso a las redes de distribución digitales que en la era analógica no resultaban de tan fácil acceso. Un ejemplo de ello es, por ejemplo, la existencia de músicos que, con una estructura organizativa muy pequeña, tienen ahora acceso a la distribución autoeditando sus proyectos discográficos y recibiendo beneficios económicos a los que antes no tenían acceso (nuevos modelos de negocio).

Un futuro esperanzador que dependerá de cómo se diseñen las políticas de fomento del espíritu emprendedor cultural y, sobre todo, de que no convirtamos las potencialidades del espíritu emprendedor en el velo que oculte la misión cultural del Estado y su funciones encomendadas al fomento y protección de la cultura.


[1] Remitimos al artículo “Cuando el artista es el emprendedor” publicado el pasado 25 de enero en El Cultural de El mundo: http://www.elcultural.es/version_papel/ARTE/32220/Cuando_el_artista_es_el_emprendedor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s